Te lo juro por Chus Lampreave

0

El 4 de abril parecía un lunes normal. Un lunes con sus despertadores, sus cinco minutos más y sus atascos. Llovía mucho. Llovía en toda España… pero en realidad no llovía, sino que el cielo lloraba porque nos había dejado Chus Lampreave. El mundo sin ella va a ser un lugar mucho más triste. El cine español no va a ser lo mismo sin su presencia.

No recuerdo la primera vez que la vi. Hay veces que recuerdas perfectamente cuando ves a alguien por primera vez, y hay personas con las que es imposible recordar ese momento porque siempre han estado ahí. Ella siempre ha estado en nuestra vida… puede que por eso pensáramos que nunca se iría.

Hay algo en Chus Lampreave que hacía que instantáneamente cayeras rendido a sus pies, que la quisieras aunque no la conocieras. Puede que fuera el sentido del humor, esa voz tan especial o sus inolvidables gafas de aumento que le hacían unos ojos enormes. En la gran pantalla ha sido esa portera, tía o abuela que todos hubiéramos querido tener. Ella nos ha enseñado que las testigas no pueden mentir o que para salir de viaje hay que tener cuidaíco. Ella nos habló de lo triste que es el estado de los masa media en este país o de que el rey no tiene hijos sino príncipes. Con ella hacer los deberes era la cosa más fácil del mundo y cara ladilla se convertía en un insulto cariñoso. ¿Quién no ha dicho alguna vez eso de “Paso total de vosotras, me aburrís”?

Todos los que han tenido la suerte de trabajar con ella dicen que era tan especial en la pantalla como en la vida real. Para saber que dicen la verdad basta con ver alguna entrevista, making of o ese divertido vídeo que circula por Internet de una firma de autógrafos hace unos años en la puerta del Hotel María Cristina durante el Festival de San Sebastián. Ella era humor, cercanía y ternura. Ella es inolvidable.

Se ha ido sin darnos tiempo a disfrutar aún más de sus interpretaciones. Se ha ido sin ese Goya de honor que tan merecido tenía. Puede que sea por aquello de que parecía que no iba a dejarnos nunca. Durante los últimos días ha recibido innumerables homenajes y recuerdos de todos los que han trabajado con ella. Almodóvar ha dicho que nadie como ella interpretaba los personajes más cercanos a su madre, Fernando Trueba se enteró de su muerte durante el rodaje de La reina de España y dicen que Penélope Cruz rompió a llorar al enterarse. Se había ido la tía Paula de Volver. Se había ido para siempre.

Yo quise rendirle mi particular homenaje hace unos meses en el corto El efecto Barrymore, donde uno de los personajes le dice a su amiga “te lo juro por Chus Lampreave”. Es una broma que nadie entiende pero a la que yo le tengo mucho cariño, porque creo que si se jura de verdad hay que hacerlo por alguien que no quieres que desaparezca nunca… y ninguno queríamos que Chus se fuera. Ese lunes muchos lloramos al enterarnos de la noticia porque, de una forma u otra, había formado parte de nuestra vida. Yo nunca la olvidaré. Os lo juro por Chus Lampreave.

Comments

Leave A Reply